Guachinche es un establecimiento propio de las Islas Canarias (sobre todo de la isla de Tenerife) en el que se ofrece comida casera tradicional, como acompañamiento al vino de cosecha propia o de la zona.

Estos establecimientos tienen su origen en los tenderetes que montaban muchos agricultores y ganaderos en determinadas fechas del año para vender sus productos (especialmente vino de malvasía) directamente al comprador inglés y posteriormente al consumidor local, pasando así por encima de los “intermediarios” (como a los que hace referencia una canción emblemática de Los Sabandeños).

La palabra bochinche, y su variante guachinche, se usa en el español de Canarias para aludir a un sitio o tienda de carácter popular donde se sirven comidas típicas y vino del país. Según el Diccionario histórico-etimológico del habla canaria, de Marcial Morera, procede del vocablo del occidente peninsular o del español americano bochinche (derivado de buche), que significa `taberna pobre’. Estas razones etimológicas explican la forma gráfica de la palabra bochinche, forma que es, además, la habitual en la tradición escrita de las Islas.

Probablemente el vocablo “guachinche” (Tenerife) o bochinche (Gran Canaria) descienda de la expresión inglesa “I’m watching you!”, ‘Le observo’, que usaba el comprador inglés para indicar que se encontraba preparado a probar los productos de la tierra y los “magos canarios” (agricultores) entendían “¿Hay un guachinche?”, que si había un tenderete (un puestito o stand) montado para realizar las pruebas o testeo antes de realizar definitivamente la compra.

Los guachinches surgen al lado de una importante actividad vitivinícola de la Isla de Tenerife: especialmente en los municipios del norte, como Tacoronte, El Sauzal, Tegueste,La Matanza de Acentejo, La Victoria de Acentejo, Santa Úrsula, La Orotava, Los Realejos y donde también abundan populares ventas, casas de comidas o sencillos bares. También surgen en el Valle de Güímar en menor abundancia (Arafo, Candelaria y Güímar).