El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife limpió ayer el solar donde se ubican las chabolas del Pancho Camurria, dado que la Unidad Móvil de Acercamiento (UMA) había “observado que las condiciones de limpieza no eran las más adecuadas”.

Según informaron ayer fuentes municipales, la inspección de la UMA se produjo el lunes y Asuntos Sociales se puso en contacto con Seguridad Ciudadana y Servicios Públicos para realizar una intervención coordinada.

De hecho, destacaron que este tipo de acciones de zafarrancho de limpieza son frecuentes “para evitar que la zona se convierta en un foco de insalubridad”.

Hay que tener en cuenta que las infraviviendas en las que residen estas personas no tienen agua corriente ni los servicios mínimos de cualquier vivienda.

A mediados de junio de 2014, el consistorio tuvo que actuar porque se había detectado una plaga de pulgas que afectaba, incluso, al propio pabellón deportivo.

Algunas personas que han visitado las infraviviendas señalan que en algunas hay perros, por lo que esto contribuye a determinadas situaciones de riesgo para la salubridad de la zona y de los que allí habitan.

No obstante, el pasado sábado el párroco de Ofra, Roque Rodríguez de La Guardia, y Ana Mendoza visitaron el enclave chabolista. A través de su página de Facebook, el párroco solicitó al consistorio que retirara unos enseres que había depositados en las cercanías de los contenedores. Aunque Rodríguez reconocía que estos habría sido depositado por los propios moradores del Pancho Camurria, solicitó más limpieza del consistorio.

El Ayuntamiento de Santa Cruz realiza zafarranchos cada semana en cada barrio de la ciudad, con la finalidad de mantener la limpieza en cada rincón.

Información obtenida gracias al ELDIA